Regresar

Practica GUIA para empezar a perder peso por SU cuenta

Giovanna Piccolo JohanningGiovanna Piccolo Johanning · 25/0/2017

Claro está, demostrado está, científicamente probado también, que la manera ideal de perder peso es con un ESPECIALISTA de la mano. Lo ideal es visitar al especialista indicado (los NUTRICIONISTAS en nuestro país, son los únicos entrenados en la universidad para hacer recomendaciones y planes de alimentación). Ahora bien, a veces la pereza, el bolsillo, la distancia, las obligaciones y/o el trabajo no nos permiten hacer lo que sabemos debemos hacer, aunque así lo quisiéramos. Como le digo a mis paciente, bueno…¡cero estrés!

Permítame regalarle una guía para empezar a perder peso por su cuenta. La regla de oro es: vigile que la pérdida de peso NO sea acelerada. Perder más de 0.5 -1 kg por semana NO ES BUENA SEÑAL, pues claro que al principio todo será emoción y felicidad… pero puro ALEGRON DE BURRO, pues poco tiempo después, se vendrá el rebote y recuperará el peso perdido. Entonces, CALMA QUE TENGO PRISA, mejor ir un poco más lento pero seguro. Nota mental: No le crea a nadie quien le prometa una pérdida mayor a 0.5 -1kg por semana, pues de seguro, lo que esa persona quiere es aprovecharse de sus ilusiones, y sacarle lo más preciado de su billetera.

¡Atención!

GUIA PARA EMPEZAR PERDER PESO POR MI CUENTA

1. Limpie su despensa y refrigeradora. Deshágase de las tentaciones y alimentos que sabe debe evitar. Piense en todo aquél "alimento" que usted sabe, usted ABUSA. Por ejemplo, en mi caso seríaazúcar de mesa, chocolates, dulces, cereales azucarados, harinas y panes refinados, galletas con cremas y azúcar, “cochinadillas de picar”, margarina, natilla, embutidos, cremas, quesos maduros, quesos procesados, aderezos comerciales, entre otros. Como no tengo la fuerza de voluntad para consumirlo con moderación, mejor NO los tengo en casa. ¡Evite el autosabotaje!

2. Organice sus meriendas. Preparare frutas frescas, semillas o frutos secos, vegetales crudos, galletas integrales, sandwich de pan entero o multigrano, mantequillas artesanales de semillas, quesos frescos, yogurt descremado, leche descremada, entre otros. ¡Merendar es la clave del éxito!

3. Divida su plato en 3 partes: 50% vegetales, ensaladas, sopas, picadillos y todo lo que sea verde y de colores. 25% carbohidratos buenos, ojalá sin refinar; como por ejemplo: arroz (integral para sacarse un 100), frijoles u otra leguminosa, yuca, plátano, papa o camote. Y por último, pero no menos importante, un 25% de proteína de buena calidad (es decir, poco aporte de grasa); por ejemplo, lomito, pechuga de pollo, pescado, y ¿por que no? algo de proteína vegetal también es una excelente idea; como frijoles, garbanzos o lentejas.

4. Evite los postres y dulces. Estos “alimentos” (aunque no deberían llamarse así, pues en realidad NO ALIMENTAN para nada), pertenecen al grupo de alimentos que debemos disfrutar SOLO de vez en cuando.

5. Cultive una relación de amistad con LAS GRASAS BUENAS. Los nutrientes que ellas nos pueden aportar son muy valiosos. Además, son muy útiles para provocar satisfacción o mayor sentimiento de llenura por más horas. Increíbles por ambas razones, para combatir la ansiedad y los antojos por comer dulces, postres y comida chatarra. Eso sí, recuerde no abusar. Existe una porción recomendada. Por ejemplo, coma a diario un puñito de semillas o frutos secos horneados, ¼ de aguacate, 2 cdtas de mantequilla de maní artesanal libre de azúcares, 1 o 2 cdtas de aceite de oliva (extra virgen para cocinar). De ésta manera estaría consumiendo 4-5 porciones de grasa buena a diario, creo yo, un consumo promedio.

6. Haga un plan para moverse al menos 250 minutos a la semana. Si usted nunca ha hecho ejercicio, empiece por algo de baja intensidad, como caminar y nadar. Poco a poco, vaya aumentando los minutos y/o la intensidad; por ejemplo empiece a bailar o a hacer zumba. Luego sería bueno considerar ejercicios que no sean del todo aeróbicos, sino más bien que incluya un entrenamiento contra resistencia y anaeróbico. ¿Y porqué no? Anímese a hacer ejercicios funcionales. Para ésta parte, de nuevo, LO IDEAL sería visitar un centro o un profesional especializado, pues de lo contrario, el ejercicio puede representar más un peligro que un beneficio.

7. Disfrute el proceso. Busque recetas y lugares donde pueda comer sano. Diviértase y coma rico. Nadie puede tener éxito en esto, si sólo come lecguga, tomate y pollo hervido. Como diría una amiga, ¡es NO

Giovanna Piccolo Johanning

Giovanna Piccolo Johanning

Nutrición Humana y Dietética, Nutrición Deportiva, Entrenadora Personal

Agendar Cita
powered ByMDee Logo