Regresar

¿Usted creció con azúcar? ¡Yo sí!

Giovanna Piccolo JohanningGiovanna Piccolo Johanning · 29/10/2016
Es usted del grupo de padres que se cuestionan asuntos como estos: 

1. Seré yo buena mamá si dejo que mis hijos coman cuánta azúcar quieran, pues restringirles alimentos con azúcar no es necesario… son niños.

2.  ¡Es normal que los niños coman cuanto dulce, postre y galletitas deseen, son niños! 

3. Yo crecí comiendo azúcar, desayunando cereales azucarados, tomando jugos y pulpas, comiendo postre después del almuerzo, merendando cuanta galletita se me antojaba, y mínimo 1 vez por semana me comía un chocolatito o un helado. 

4. En mi casa nunca se preocupaban por restringirnos dulces y azúcar, simplemente había de todo esto para quien quisiera… !teníamos mucha suerte! Nunca nos faltó ninguno de nuestros antojos. 

¿Se identifica? ¿Cree usted esto está bien?

Bueno la respuesta es relativa. ¿Es usted una persona saludable, con un peso saludable? Bueno, cuando yo iba a la escuela teníamos si acaso un compañerito con obesidad… si acaso. Hoy en día, al darse una vuelta por las aulas de las escuelas, puedes observar que esa estadística sube y sube, ya no es un compañerito, ahora son 4 de 10 niños los que presentan algún grado de sobrepeso u obesidad.

¿Qué es lo que está sucediendo? Bueno, la dieta de los niños de antes tiene igual o más cantidad de azúcar y harinas refinadas, que la dieta que llevábamos nosotros, los niños que crecimos en los ochentas. La diferencia está en que:

1. Los niños de ahora tiene más oferta de productos azucarados y harinas refinadas, de la que teníamos nosotros.

2. Los niños de ahora tienen mayor acceso a éstos productos, del que teníamos nosotros.

3. ¡Los niños de ahora no se mueven! La mayoría de niños de estas generaciones, por una u otra razón, viven enfrente del teléfono celular, tableta, televisión o video juegos. Nosotros vivíamos encima de la patineta, patines o bicicleta.

¿Entonces debo o no debo darle a mi hijo azúcar y productos azucarados y refinados?

La respuesta es ¡sí! Sólo que de vez en cuándo. Que no sea una hábito diario. Y recuerde, motívelo a moverse. Pues estos productos ofrecen energía a corto plazo, y si no utiliza esa energía MOVIENDOSE, pues la misma irá directito a la reserva, provocando obesidad, y demás enfermedades crónicas – que dicho sea de paso- enfermedades que antes sólo veíamos en adultos.

Y entonces, ¿cuánta azúcar es mucha azúcar para mi hijo? ¿Cuándo leo una etiqueta nutricional, cuánta azúcar es mucha? ¿Cómo puedo escoger el mejor producto para mi hijo? Para obtener estas respuestas lea ésta excelente nota de la Dra. Lupa

Giovanna Piccolo Johanning

Giovanna Piccolo Johanning

Nutrición Humana y Dietética, Nutrición Deportiva, Entrenadora Personal

Agendar Cita
powered ByMDee Logo